El Hincha Opina: El Colosal Pasional

Era la campaña 2011 donde la U debutaba ante Deportes La Serena empatando a 1 en el debut de Jorge Sampaoli, un nobel desconocido, solo sabíamos que había hecho una buena campaña con Ohiggins de Rancagua y que le apodaban “el Bielsa del Cachapoal”, por esos años la fiebre Bielsista estaba en grado 40 y cualquiera que fuera de su escuela, del futbol ofensivo lo apodaban con algo relacionado al Bielsismo.

La gente no gustaba del futbol tan arriesgado de Sampaoli las cosas costaron,  la hinchada se impacientaba pero, no sé porque todos creíamos en el proyecto del pelado, de ese que atacaba con 6 y dejaba a la defensa entregada al contragolpe, ese que anotaba de a 4 en una fecha y que a la siguiente le hacían 3, ese futbol que no sabíamos que existía y que la U podría mantener por tanto tiempo, era un  proyecto no antes visto en nuestras huestes  y que todos confiábamos que llegaría a buen puerto.

El futbol bonito del nuevo ballet comenzó a llegar, nos ilusionamos con una nueva final, el 4 a 1 a Cobreloa  el 5 a 1 a la U de Conce, y el 5 a 2 Cobresal nos permitía soñar con bajar la estrella 14.

Llegaron los Play Off y en el papel nos tocó un equipo fácil, Unión La Calera donde ganamos 2 a 1 en el Santa Laura y empatamos a 1 en el pasional, surgían las dudas de la maquinita de Sampaoli que a duras penas logró pasar a semifinales.

En las Semis nos tocó el siempre complicado Ohiggins de Rancagua, me acuerdo de esa helada tarde en el teniente donde nos costó entrar al sector sur, el contingente policial estaba bravo ese día con la hinchada del león, pude presenciar una dura batalla donde Rivarola anota el único tanto que pudimos gritar los azules en esa tarde- noche donde el frío nos caló hasta los huesos pero que la victoria nos devolvía la fe de esa esquiva final.

LA vuelta fue un verdadero baile, que partidazo te mandaste mi bulla querido, un 7 a 1 donde Canales y Vargas jugaron como los dioses, los dirigidos de Sampaoli  humillaban a los de Rancagua y la U pasaba  a l final del apertura 2011, el rival el de siempre, Universidad Católica.

 Y llego el día, las entradas se agotaron muy rápido, no pude conseguir una, yo sabía que iba a ser una final histórica pero jamás pensé lo que mis ojos estaban por presenciar, una gesta heroica donde los 11 leones iban a salir a matar o morir, y así fue, así fue.

Comenzaba el  partido  un 9 de junio del 2011 yo en el living de mi casa veía el partido junto a mi padre, con la ilusión de obtener una victoria, confiaba ciegamente en Vargas, Canales y compañía. Teníamos tremendo equipazo y además tenía la sed de venganza de la última final ante la UC donde en penales nos arrebataban la gloria.

En la ida en el nacional la católica hacía de visita y las parcialidades en mayoría eran para la gente de la precordillera, no lo llenaron, no fueron capaz de agotar sus localidades, los hinchas azules que lo veíamos por Tv, con rabia por no poder acceder a la final,  y ellos se daban el lujo de no agotar sus galerías.

Fue un partido raro, muy apretado en el comienzo pero poco a poco la u fue entregando espacios, no llegando a las coberturas, marcando con temor y la católica mostraba una personalidad poca veces vista, eran los campeones vigente, el sueño de su primer bicampeonato estaba latente en el corazón de esos pocos hinchas que veían como su equipo salía con media copa en la mano de los pastos del nacional, 2 a 0 fue el resultado, el coloso de Ñuñoa era testigo de la burla cruzada y la desazón laica. Vi llorar a Seymour, mi compañero de pichangas infantiles, era un desconsuelo que me partía el alma y me llenaba los ojos de lágrimas, lo vamos a dar vuelta Felipe le gritaba a la TV LO VAMOS A GANAR CTM.

Mi padre putió todo el segundo tiempo, al terminar el partido se fue acostar amurrado, insultando del DT para abajo, criticando la falta de huevos de los jugadores, yo me enojé tanto que le dije que se fuera a su pieza, que se dejará de tonterías que parecía colo colino con esa actitud. Me quede mirando una y otra vez los goles, las declaraciones, los hinchas cruzados felices, mis camaradas tristes pero confiados, debo confesar que lloré en silencio en la oscuridad del living de mi casa esta agonía pasajera, porque sentía que estos leones no se darían por vencidos así de fácil, éramos el bulla, el equipo mágico, el ballet de Quintano, Campos y Socias. Éramos la U y para nosotros no había nada imposible.

Llegó la semana de la final de vuelta, la U era visita y sus  entradas se agotaron en media mañana, la gente del romántico viajero se volcó a las calles en búsqueda de ese boleto dorado, fue un caos pero muchos amigos lograron un ticket, yo decidí verlo por TV con un grupo de amigos, un asado, cervezas y camisetas azules serían mi campo de olivos, mi tarde gloriosa, una final inolvidable.

Comenzó el partido y mi amigo el Ema me pasaba una chelita para calmar la sed y la ansiedad, el vestía la bullanguera del 2008 yo la del 2010, éramos varios los chunchos que estábamos en vigilia desde temprano esperando darlo vuelta como se estilaba twittear en redes sociales, mi hermano en un rincón de la casa presenciaba en silencio el partido, el emita, el hijo pequeño de mi amigo con nosotros atento a la final donde el equipo de sus amores estaba tan lejos de la estrella 14 pero con una fe inquebrantable, ganamos tío decía. La U hoy gana 4 a 0.

 MINUTO 16 y era penal para la U, Canales abría el marcador para que la ilusión azul comenzará a dar frutos, lo gritamos con la vida, las cervezas se hacían agua entre todos los azules que ese día vibraran en la casa del matatan 1 a 0 y la U descontaba en el marcador global.

Poco nos duró la alegría, 7 minutos después la defensa de la u se queda en la marca y no puede despejar bien, PRATO anotaba y lograba vencer a Johnny Herrera y fue como un balde de agua fría nos cayera en la espalda, minuto 23 y la UC empataba y PRATO se burlaba de los 30mil azules es noche en el nacional con un gesto que nunca voy a olvidar se tiraba al suelo de rodillas y con su brazo hacia el gesto de una nariz gigante, olfato goleador? El olor al triunfo? No lo sé solo sé que ese no sería el final de la historia.

No me alcance ni acomodar en el sillón, el ema se iba a preparar un combinado cuando se marca una falta de ORÑENO en contra de QUENITO MENA al costado del área del sector norte, centro al área y Eluchans marcaba un golazo en su propio arco, TOSELLI era batido por su propio defensa y la alegría nos desbordaba, gooooooool ctm gooooooool de la U weon estamos cerca hermano lo vamos a lograr la U va ganar.

Termino la primera mitad y nos fuimos todos al patio, mis amigos se fumaban uno o dos cigarrillos, yo me tomaba un vasito de ron, fue el entretiempo más largo de mi vida, los nervios y las ansias se hacían presente, regresábamos todos a presenciar el segundo tiempo más glorioso de los últimos años.

Minuto 51 y un nuevo y claro penal en contra de Gustavo Canales, y la algarabía se hacía presente en el refugio azul del matatan, canales tomaba el balón y yo sabía que iba cobrar, yo estaba de rodillas frente a la tv, el ema desde la puerta apenas miraba, mi hermano se levantó de su silla y esperaba coronar con un grito de gol, canales canales y goooooooooool   gol de la U estábamos tan cerca de la 14 mis 11 guerreros lo iban a lograr solo era cosa de tiempo.

Nos reforzamos la garganta al frío sabor de algún licor de turno, había que pasar la angustia y la ansiedad como sea, el Carlos ya se había fumado hasta los dedos, la Jenny y la Tamy se reían de nuestros rituales, de nuestros nervios de nuestra pasión, pero estaban igual que nosotros, ansiosas y esperando que esto terminara a favor de los azules.

Minuto 56 y lo que se veía tan lejano se coronaba en los pies del que todos confiamos, del salvador de esa noche gélida pero con tanta fe y ansiedad, GUSTAVO JAVIER CANALES metía la punta del pie y anotaba el 4to para la U si si si era el cuarto y la felicidad era total la U lo estaba consiguiendo la U estaba dando vuelta la final y nos quedábamos con la 14.

Entro Rivarola mi  héroe de muchas batallas, y por poquito anotaba el 5to, no podíamos estar sentados, yo me pasaba de un lado para otro, el ema de la puerta miraba cuanto faltaba, el Carlos en la cocina miraba la tele, mi hermano ya ni recuerdo donde estaba metido, pitazo final y la U lo daba vuelta, la U bajaba la 14 la U era el justo campeón. Mis lágrimas no se hicieron esperar me abracé con mi hermano, con el ema y el Carlos, me tire de rodillas al piso a llorar escuchaba los gritos de mis amigos, somos campeones, somos campeones ctm grande la U, grande la U.

Mira!!! La copa la van a levantar el Pepe con Rivarola hueon!!! Que emoción CTM  nuestro capitán y el héroe de mil batallas levantaban la 14 que tanto nos costó.

 Lo primero que hice fue llamar a mi papa, mi viejo lloraba también al otro lado del celular somos campeones viejito! Te lo dije,  te lo dije que lo íbamos a dar vuelta, gracias papá por hacerme azul gracias.

Esa noche celebramos la 14 hasta entrada la madrugada, los llamados de amigos y familiares no se hicieron esperar, la U lograba la Hazaña, esos 11 guerreros se metían en la historia de las páginas del futbol chilenos el nuevo ballet azul nacía con ese 4 a 1 a los rivales que ya se creían campeones, los que llegaron con cotillones, a los que estaban a 90 minutos de hacer su historia más grande, la U los acallaba 4 veces, les bajaba los humos, les arrebataba la gloria, la U era un justo y merecido campeón y con ese hecho nacía la era Sampaoli.

Por Danny Marilicán Garramuño

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *