El Hincha Opina: El cuento de Mauricio y el lobo

 

Sabida es por gran parte de la gente la historia de Pedrito y el lobo, en la cual el niño mentía cada vez que podía, diciendo “viene el lobo, viene el lobo”, hasta que un día vino y nadie le creyó. Así mismo, es como se puede ejemplificar a Mauricio Pinilla y su eterno retorno a la U.

Desde que se fue en 2003 con un paso bastante irregular por Europa, con los años siempre se dijo que volvería, que lo haría para retomar el nivel que lo catapultó al viejo continente, que era para madurar y así un sinfín de no sé si excusas, voladeros de luces, llámenlo como quieran, hasta que eso se concretó el 2007 en un paso brutalmente malo, 2 goles en 4 partidos disputados, indisciplinas y siendo más protagonista más afuera que dentro de la cancha. Hoy es cuando volvería, presumible mente a vestir los colores de la U pero no sé qué tanto puede ocurrir porque su retorno ha sido tantas veces que yo ya no le creo.

Lamentablemente para desilusión de muchos y alivio de otros, se faltó el respeto a un club como Genoa, club al cual se debe el delantero, le queda un año de contrato para que pueda recién salir como agente libre, para que se pueda recién pensar en una vuelta, y mientras tanto la dirigencia azul pretendiendo ahorrar costos, quiere que el jugador haga todos los trámites para destrabar la situación y poder venirse a Chile, si están con la política de que querer ahorrar los costos, mejor denle la oportunidad a delanteros provenientes de las inferiores que hace rato no hay ningún club que saque un buen juvenil y que le den los minutos no por reglamento sino que por mérito propio.

Reza el dicho “las vueltas son las que dejan”, en esta oportunidad ha dejado en claro una sola cosa, que tantas veces que prometió volver hacen que la gente se haya aburrido, que ya no le interese tanto su vuelta y que ojala llegase otro delantero a cubrir esa plaza, porque hasta que no se vea firmando el contrato y poniendo la camiseta con todos esos flashes que tanto le gustan Mauricio Pinilla seguirá siendo un mero rumor.

Cristóbal Arias Zamorano

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *