El Hincha opina: La última esperanza

Hay un relativo consenso de que durante el Clásico Universitario, la UC mostró un alza en el nivel de juego, en relación a partidos anteriores. Pero, ¿un alza en qué? Lo único que rescataría es que se vio mayor intensidad, más ímpetu por ir a buscar el resultado. Y también, algunas jugadas de peligro para vulnerar el arco de Herrera. Pero el resto, fue más de lo mismo. Una formación débil y cambios desatinados.

El gol de Pizarro llega por el lado en que Voboril demuestra su nulo aporte al equipo y su nefasta contratación. No hace daño arriba y defiende mal. Los rivales tienen alfombra roja para atacar por nuestra franja izquierda.

Las ganas de Aued, que de manera permanente deja el mediocampo para aportar algo en ofensiva, no bastan para compensar el bajísimo nivel de Jeisson Vargas, la irregularidad de Fuenzalida, la insistencia inexplicable con Cordero, y las ausencias obligadas de Silva, Buonanotte y Llanos.

Más lamentable es ver que Mario Salas trata de revertir la desventaja cuando el reloj casi marca el minuto 90 con las entradas de Henríquez y Muñoz, demostrando una vez más que su única estrategia de salvación cuando acaban los partidos es esperar algún milagro en los minutos de descuento.

Si alguna remota posibilidad tenemos de clasificar a torneos internacionales se verá este fin de semana frente a San Luis. Un partido, que de terminar en derrota para La Franja, puede terminar de hundir a un equipo que hace poco tiempo levantó dos estrellas, pero cuya dirigencia y cuerpo técnico fue incapaz de renovar en el éxito.

Por Cristian Vera-Cruz

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *