El turco Ramil Guliyev le arrebata el doblete a Van Niekerk

En una de las finales más inciertas de estos Mundiales, la de los 200 metros, se vivió la emoción real de esta jornada atlética. El favorito era el sudafricano Wayde van Niekerk, sin embargo, tal como anunciaba el año pasado con su magra marca, de 20″28, no estaba para triunfos.

Lo curioso y quizás impensado es que el azerí nacionalizado turco, Ramil Guliyev, se haya colgado el oro. En una carrera de altos cronos, pero de inmensa emoción, fue él quien dominó, imponiéndose en 20″09, arruinando el doblete que confiaba en realizar el sudafricano Van Niekerk, por el que el propio Bolt se había bajado de la prueba.

Guliyev se había metido en la final con un tiempo de 20″17, ocupando la cuarta mejor ubicación de ayer. Hoy corrió inspirado y se transformó en el primer blanco, desde Edmonton 2001, en ganar en los 200 metros. Antes, el único había sido el griego Konstantinos Kenteris, quien se retiró manchado por el dopaje.

Van Niekerk se quedó con la plata en 20″11 (.106), su segunda medalla en Londres 2017 tras el oro en los 400 metros. El tercer puesto fue para el trinitense Jereem Richards, con 20″11(.107).

Isaac Makwala, el botsuano que se ganó el corazón de todo el público tras haber sido excluido por un norovirus del que se recuperó apenas, terminó en la sexta ubicación, con 20″44.

Por: Bruno Valdes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *