Gritó como el capitán y tapó bocas: la impecable noche de Cortés en Ñuñoa

Brayan Cortés suplió a Gabriel Arias con rendimiento más que suficiente y aprobó su iniciación con La Roja.

Una noche memorable, más allá del amargo resultado que terminó de amarrar Falcao en los pastos del Nacional. Brayan Cortés, portero del complicado Colo Colo de Gustavo Quinteros, tuvo anoche su presentación estelar en la selección chilena y qué velada vivió.

Tras la sorpresiva lesión de Gabriel Arias, Cortés, que en estricto rigor habría sido tercer arquero de estar Claudio Bravo, saltó a la cancha del reducto que vio a Chile consagrar su primera Copa América con una responsabilidad enorme.

En la previa de la insípida jornada de ayer, Cortés no contaba de todo con el apoyo del hincha, destacando algunos de los fanáticos chilenos el mal momento que vive Colo Colo y el bajo rendimiento de Cortés (quien ha perdido titularidad). Por otro lado, Gabriel Arias existía el precedente de Gabriel Arias y fatídico día ante Perú en Brasil 2019, es decir, las dos alternativas de Chile eran resistidas ante la ausencia de Capitán América.

Sin embargo, el ex Iquique dio la sorpresa y desde el minutó uno arengó a sus compañeros, ordenó la zaga, gritó como si fuese el dueño de la selección y, más allá de Alexis Sánchez y Arturo Vidal, se robó la película. Se le requirió en algunos ocasiones y anduvo bien, sin ninguna responsabilidad en los goles cafetaleros.

La destacada noche de Cortés no dejó indiferente a la Marea Roja. Muchos incluso piden que Brayan agarre el puesto de segundo arquero, dejando a Gabriel Arias siendo la tercera opción del inamovible Claudio Bravo.

 

Por. Claudio Peñaloza Torres

Foto:  Agencia Uno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *