Ídolo, caballero, multifacético, talentoso, un señor: a 100 años del nacimiento de Sergio Livingstone

El mítico portero de la selección de Chile, y Universidad Católica, nació una jornada idéntica a esta pero en 1920.

Cifra cerrada, evento magnánimo: exactamente hace 100 años en tierras chilenas (Santiago) nació Sergio Robert Livingstone Polhammer, fiel escudero de los tres tubos nacionales, multicampeón con “la franja”, periodista, comunicador, ídolo nacional. Aquí te van algunos de sus vistosos datos en el día de su natalicio:

¿Que cuántas Copas Américas disputó “Sapito”? Una mano no basta: en seis oportunidades el golero nacional defendió el arco de “La Roja”, obteniendo dos terceros puestos; Chile 1941 y Chile 1945. Ambos ostentando localía.

En cuanto a participaciones mundiales, cabe destacar la de Brasil 1950, cita planetaria especialmente recordada por el tremendo bochorno carioca en la final ante Uruguay, sus consecuencias deportivas y también sociales. Más allá de la estadía en Brasil, Chile cosechó solo tres puntos ante los Estados Unidos (5-2) en el último partido. El debut fue ante los creadores del juego (0-2), repitiendo el resultado ante España. Tres encuentros y de regreso a nuestra patria.

¿Lo recuerdas en Colo-Colo? Probablemente todos teníamos en la cabeza que Sergio Livingstone siempre jugó por la “UC”, pero eso no es así. Desde 1938 a 1942 tuvo su primer tiempo en el cuadro de Independencia. El año siguiente, Racing Club de Avellaneda se decidió y el chileno llegó a tierras trasandinas. Allí se mantuvo solo durante 1943. Ya en 1944 había vuelto a su club de nacimiento, y esta vez para hacer historia. En el campeonato de 1949 Católica reinó, llevándose el trofeo a casa con 34 puntos, relegando a Santiago Wanderers al segundo sitio con 30 unidades en un certamen apretado. Y repetiría: campeonato de 1954; Universidad Católica en una estrecha riña consagró otro título más con 35 unidades, dejando vicecampeón a Colo-Colo con solo un punto menos. En 1956 partiría de su amado club, exactamente en el mismo año en que Católica salió de la segunda división del fútbol criollo. Finalmente, en 1957, llega a Colo-Colo solo para dejar su alma ese año y sin mayores glorias. No marcó época para los albos.

En 1987, obviamente retirado y ya habiéndose acuñado en la historia deportiva chilena, otra loa se anotaría en su prístina trayectoria. El Premio Nacional de Periodismo tenía un solo ganador: Sergio Livingstone el comunicador, otra de sus facetas.

En vida obtuvo homenajes tales como traspasar su nombre a la “Tribuna Fundadores” en el Estadio San Carlos de Apoquindo, día en que también fueron vitoreadas, y reconocidas, leyendas como  Alberto Fouillioux, Ignacio Prieto y Mario Lepe.

Luego de su muerte (11 de septiembre de 2012), Segio Jadue anunció la inclusión de un premio especial para el futbolista más correcto del año. El Premio Sergio Livingstone es, desde entonces, orgullo de los que bregan bien en el deporte rey del fin del mundo. En 2013, además, Francisco Sagredo (periodista chileno) publicó un libro acerca del prócer chileno llamado “Sergio Livingstone. Su archivo personal”.

Así esta compuesta solo una parte del legado incombustible del hombre descendido de Escocia, el que inició su carrera en la Unión (donde prácticamente no jugó), el que iba a ser abogado pero fue seducido por la bola. Sencillamente “Sapito”.

Por. Claudio Peñaloza Torres

Foto: Dario El Día

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *