La selección y sus colores… ¿patrios?

En estos momentos en que todos festejamos los triunfos y los éxitos de la selección chilena de fútbol, y que orgullosos vemos cómo esta generación de jugadores juegan de igual a igual con los seleccionados más fuertes del mundo, y muchos de ellos son reconocidos y admirados por hinchas de otros países, surgen las comparaciones, más o menos odiosas, con jugadores y entrenadores  de otras épocas de nuestro fútbol.

En lo personal considero que esas comparaciones son un ejercicio tan entretenido como inútil, porque las probabilidad de no llegar a acuerdo entre los que sostengan esa “discusión” es muy alta.

Pero como soy algo obsesivo con los detalles, muchos de ellos que a nadie interesan, no puedo evitar hacer comparaciones en otros aspectos que aquí quiero mencionar.

Colores del uniforme

Los colores de las camisetas de los clubes cambian de acuerdo a necesidades comerciales, y así hemos visto que la camiseta de la “U” por ejemplo ha pasado del azul tradicional al azul marino de los 90, volvió al azul original, con más blanco, después con menos blanco, y hoy es una ensalada por lo multicolor: el azul ocupa cada vez menos espacio, y ahora lo comparte con el blanco de la marca que diseña la camiseta y los colores amarillos, verde y rojo de las distintas marcas auspiciadoras. No quiero ni pensar cómo será la de este torneo ya que deberá sumarle el parche plateado que la identifica como campeón vigente. Y la camiseta de recambio es la que más ha sufrido cambios, desde la original blanca con vivos azules, a la actual, blanca con vivos y líneas horizontales rojos, pasando por la inolvidable amarillo fluorescente de hace algunos años.

Everton es quizás el club que ha tenido un cambio más radical en sus colores, pasando de los tradicionales “guata amarillas” a un uniforme completamente amarillo y con líneas verticales azules en su camiseta. En fin, vemos que cada vez hay menos respeto por las tradiciones debido a las urgencias económicas del presente.

Pero lo que me parece curioso, e inexplicable es el cambio en los colores de la indumentaria de la selección: tradicionalmente se usaba la camiseta roja (roja, no colorada), pantalón azul (no azul marino) y medias blancas, es decir con los mismos colores y tonalidades de nuestros emblemas patrios. Y si alguna vez se cambiaron los colores de los pantalones o de las medias fue por exigencias de la FIFA en torneos mundiales. Ahora se dejó de usar, no sé por qué, el pantalón azul y las medias blancas, reemplazándolos por el pantalón rojo (o colorado, mejor dicho) y las medias azules.

Jineta de capitán

Ya anuncié que estos eran detalles que a nadie importan, pero a mi sí, por eso escribo esta columna: ahora me refiero a la jineta de capitán de la selección.

Antes bastaba una huincha blanca en el brazo o incluso en una de las piernas del pantalón, para distinguir al capitán del resto de los jugadores. Ahora se usa algo más elaborado y en nuestra selección se optó por los colores patrios… pero al revés.

Alguien debiera avisarle a nuestros ídolos (me refiero a los “dueños de la marca”, la ANFP) que en nuestros emblemas va el azul arriba, el blanco al medio, y el rojo abajo, tal como en la bandera y como en el escudo. La jineta que ahora usan, exactamente al revés, ¡es como la bandera de Paraguay o de Holanda o de Croacia!

Sé que muchos de ustedes al leer estas líneas dirán “ se preocupa de tonteras”. Sí, lo dije al principio de la nota. Pero para mi los símbolos se respetan, y si me pueden multar por poner la bandera al revés en mi casa, o usarla con otros colores, pido que nuestros equipos nacionales usen los colores que nos representan y no obedezcan a requerimientos comerciales, como en los colores del uniforme, o pequen de ignorancia y desprolijidad, como en el caso de la jineta.

 

¡C-H-I!

Luis Miguel Retamales C.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *