Nicolás Bruzzone, Head Coach de Selknam: “El rugby chileno tiene que ser dominante en la región”

Tras la derrota de Selknam ante Cobras XVse dio por finalizada la fase regular de la Superliga Americana de Rugby, con la franquicia chilena finalmente en el tercer lugar del grupo y con la opción viva de pelar un cupo en la final ante Peñarol Rugby, el próximo sábado 8 de mayo, en el estadio Charrúa de Montevideo. Fueron diez partidos y once semanas de competencia, en donde el equipo dirigido por head coach argentino, Nicolás Bruzzone, tuvo altos y bajos, avances y mostró varias caras que analizar en un torneo que recién hace su historia.

Previo a la crucial semana de semifinal, en conversación con El Deportero, Bruzzone desmenuzó los principales hitos logrados durante la primera etapa del torneo. Se refirió a temas como la indisciplina táctica del equipo, la ilusión del plantel, la proyección de Selknam en la Selección Chilena y su visión sobre las posibilidades reales de Los Cóndores, para ir a pelear la clasificación al Mundial de Francia 2023.

Selknam tuvo altos y bajos, buenos triunfos, pero también resultados adversos, en este primer año de Superliga… ¿Cuál es el principal propósito de Selknam, conseguir buenos resultados o crear una buena base para la selección chilena?

Es un poco de todo, es una pregunta que se podría responder más institucionalmente, pero como entrenador y staff nos hemos propuesto no solo llegar lo más lejos posible sino desarrollar a un grupo de jugadores para que la Federación tenga a jugadores más preparados para las competencias internacionales, lo que no quiere decir que saquemos el foco del torneo que es dejar a Chile bien arriba…El grupo se ha propuesto en su mantra, entregar inspirar y trascender… es un mantra muy fuerte, que nos lleva unido a los jugadores y el staff. Nos gustó mucho el desafío que se planteó con los chicos y estamos trabajando en post de eso. Como objetivo, claramente nos gusta el mejorar semana a semana, queremos crear mejores jugadores, entender del juego que se juega en la región y dejar una chispa encendida para las próximas competencias que podamos tener durante el año.

Han tenido altos y bajos: ¿No le asusta acumular derrotas en el proceso e historial?

Yo prefiero hablar de acumular victorias, para hablar desde el lado positivo, las victorias ayudan al trabajo en la semana, siempre cuando estén los pies en la tierra. Es importante entender que la victoria viene en consecuencia de un trabajo. Muchas veces la derrota te hace prepararte para la próxima victoria. Tenemos un concepto errado de exitismo, pero particularmente con la experiencia en esta Superliga, todas las derrotas a nosotros nos ayudaron a conseguir la próxima victoria, esos traspiés nos ayudaron a crecer como equipo y entender que hay que hacer para lo que viene.

¿Qué ha sido lo más complejo del proceso, aparte de hacer todo en pandemia? ¿Hay poco abanico de jugadores? ¿Qué detalles que no vemos desde afuera son los más difíciles?

Lo más importante es el proceso en sí, que conlleva muchas cosas, en el traspaso del amateurismo al profesionalismo hay enseñanzas que hay que entender y hay que saber conducir ese proceso. Ojalá se diera con un base de jugadores más grande, pero lo cierto es que no pasa, porque si no ya estaríamos de alto rendimiento total. Ningún país ha pasado de llegar al alto rendimiento sin pasar por un proceso, hay que estar en constante mejora, en eso los desafíos son muchos y tendremos más aún. Empezamos y nos encontramos un grupo de jugadores muy jóvenes con muchísimas ganas de realizar un cambio, es una de las bases fundamentales de este proceso.

Hoy lo que se tiene es una posibilidad muy grande, impensada. Eso lo queremos llevar al rugby de base, es muy importante el rugby de juveniles. Una visión para el público: el chico que va a jugar el mundial del 2027 o 2031 tiene hoy 15 años. Eso estamos buscando, la importancia del grupo de hoy van a sentar las bases de lo que van a tener que hacer. Va a llevar tiempo y no va a ocurrir de un día para otro. Pienso en el trabajo de ahora, pero quizás el fruto se lo va a llevar un chico que quizás ni está jugando al rugby todavía.

Respecto a lo que inspira Selknam, ¿Por qué cree que ilusionan más que los Cóndores? ¿Por qué pasa eso?

Creo que es parte de un proceso también. Lo que se ha conseguido con este equipo ha sido con el 95 por ciento de los seleccionados del rugby chileno. Este equipo es básicamente Los Cóndores, esa es la realidad. Me parece que Cóndores no ha tenido ni la mitad de los partidos que tuvo Selknam. Ya tenemos más partidos en esta Superliga que en tres años de proceso con la Selección. El avistamiento, la comercialización, todo influye, poco a poco le va a llegar a Cóndores este proceso. Indudablemente el día de mañana se va a terminar traspasando el interés por el Seleccionado, incluso con más ganas de que a Selknam. Se debería ir dando solo, ojalá los resultados acompañen porque es un factor motivante.

Pasa de ser Asistente en Cóndores a dirigir a Selknam. ¿Cómo fue el cambio y cómo es el vínculo con Pablo Lemoine, entrenador principal de Chile?

Llegué por una decisión de Pablo (Lemoine), fue él, encargado de aconsejar a los directores que yo sea el encargado de Selknam. Doble de voto de confianza y responsabilidad. Me eligieron y aprobaron. Esto es un trabajo en conjunto. Yo vengo trabajando un tiempo antes que él con la Federación y cuando Pablo llegó, enseguida entendíamos el rugby con una visión parecida, por las experiencias que nos ha tocado. Así se dio este traspaso estratégico, a mi tocó trabajar en la etapa de pandemia, Pablo estaba en Uruguay y el que estuvo más cerca de los jugadores fui yo. Mediante charlas y coaching de él hacia mí, llevamos adelante el proceso. Finalizado el Sudamericano (año pasado), él me comunica que quería que yo sea el Head Coach de Selknam. Trabajamos mucho en conjunto, no planificamos en conjunto, pero sí, yo recibo su visión que está enfocada en lo que Cóndores tiene que hacer. El 95% del Seleccionado está en la franquicia.

¿Cree que el equipo ha conseguido una dinámica de juego consistente a esta altura?

No sé si es consistente es la palabra, pero si me da la sensación qué hemos evolucionado en el juego. Entendemos la importancia de la obtención y de lo que genera eso en un equipo, pero entendemos que tiene que haber un mix importante y que es que es como los jugadores entienden el juego para que así tengan la capacidad de poder adaptar las herramientas que uno les da a lo que está pasando en la cancha, eso es lo que finalmente a alta velocidad y repetida varias veces durante ochenta minutos, hace que logres el objetivo que planteaste. A medida que nosotros podamos ubicarles las herramientas que necesiten y ellos puedan usarla cuando sea oportuno, es ahí cuando uno puede empezar a decir que se tiene un sistema de juego más vistoso.

¿Qué va primero el entendimiento del juego o las destrezas?

Es como la gallina o el huevo, pero yo creo que es muy importante entender y tener una lectura del juego, una vez que uno lo entiende, lo comprende y lo analiza, viene la destreza que después se entrena. Tiene que ver mucho con la repetición e incluso de la que forma que a nosotros nos gusta desarrollar, que no es solo el gesto técnico, tiene mucho que ver la toma de decisión, ósea, por eso hablar de que va primero o segundo es muy difícil, es algo que tiene que estar encadenado. Es saber cuándo y cómo hacerlo. Es todo, es el momento y saber que genero con eso.

Uno de los detalles más repetitivos en Selknam son las infracciones. ¿Por qué se comenten tantos penales y registro de tarjetas amarillas o rojas? ¿Causa natural o es el arbitraje?

Es un poco de todo, pensando, sobre todo, que hoy no estamos siendo arbitrados por referís chilenos, somos arbitrados por lo mejor que hay en la región (Sudamérica). Yo creo que gran parte pasa, justamente por cómo se juega en la región. Si uno entiende la cultura de donde viene, de cómo se dirige en los clubes uno se da cuenta que indefectiblemente se traspasa a los seleccionados. Mismo caso, si no se juega con rivales de otras regiones va a ser muy difícil salir de ese círculo. Si no uno quiere limitarse siquiera a hacer un paralelismo con cualquiera otra liga, estás fuera culturalmente. Es muy difícil comparar un equipo irlandés con un neozelandés, son de un rugby totalmente distinto o un australiano a un galés, son velocidades, puntos de encuentros distintos. Si un equipo galés va a Nueva Zelanda tendrá que jugar con una pelota viva a la que no está acostumbrado. Tiene mucho que ver el entendimiento cultural de donde se viene, para ver que herramientas necesitamos.

¿Es una presión extra para sus jugadores, saber de antemano la realidad de nuestro origen rugbístico?

Es la parte linda, el darse cuenta es parte de esto también. Uno juega contra Jaguares y hay un contacto muy agresivo; al contrario, con Cobras se da un juego más lento y con menos destrezas, pero con jugadores que juegan bien al pie y que viene de una base del Seven. El conocimiento hace preparar los partidos de forma distinta. A medida que la Superliga vaya teniendo más tiempo, lo vamos a ver mucho más marcado. Hay que darle tiempo también a la Liga. La experiencia que estamos teniendo, de todo el entorno del rugby es grande, seguramente si eso pasa, tengamos un muy buen producto en la región y una liga muy competitiva.

La rotación de puestos: ¿A qué se debe y que ha encontrado en esa búsqueda?

Muchas cosas. Las lesiones, la carga de partidos cada cuatro días no es muy normal en ninguna liga del mundo. Es una rotación que hay que hacer, tenemos que priorizar el bienestar del jugador y entre todo eso, está la estrategia que nos diga el partido para poder ganarlo. He encontrado muchas cosas, sobre todo, en el grupo. Es una alegría ver como un plantel encuentra poco a poco su lugar en el profesionalismo y comprenden que necesitan saber para ser un jugador profesional de rugby. No se nace aprendiendo, estamos para poder tener revancha y corregir.

El liderazgo y capitanía de Ignacio Silva y Martín Sigren. ¿Juntos o separados?

No creo que tenga que ver con un tema de capitanía, sino con las características de los jugadores, el liderazgo es innato en ellos, lo tienen más allá del título de capitán, con acciones se sabe que están adentro de la cancha, ellos mismos han encontrado un liderazgo muy participativo que hace que tengan que hablar poco. Fue bastante natural la capitanía de ambos en los lugares que les toca, tanto en Selknam como en la Selección.

¿Porque se depende de jugadores creativos argentinos sabiendo que necesitan rodaje los chilenos de cara a la Qualy del Mundial Francia 2023 que está a la vuelta de la esquina?

La decisión de contar con extranjeros en esos puestos es simplemente para que puedan hacer el traspaso de experiencia, es lo que queremos volcar a Lukita o el que sea que esté en el puesto, dar experiencia con mucho calibre y gracias a Dios estamos encontrando una sinergia en esos puestos.

¿Cómo ve el caso de Lukas Carvallo para la Qualy a Francia 2023?

Estamos medio lejos, falta un montón de tiempo (sic) (la Qualy empieza en junio). Lukas es muy joven, pero pelea de igual a igual con cualquiera, tiene que seguir trabajando y sumando experiencia. Tiene que aprovechar esta oportunidad que se la da pocas a veces a chicos tan jóvenes, a los 18 años. Es una experiencia tremenda, está creciendo como jugador.

¿Qué atributos le hace falta al medio scrum chileno en general?

Es una opinión muy personal, pero se necesita muchísima conducción, ser un líder positivo totalmente y con una visión de juego muy importante y destrezas. Es un puesto donde no se puede fallar, es un nexo en la cancha y de verdad se necesita estar un paso adelante de todo, cuando uno está corriendo, tiene que ya estar la decisión tomada. Hay sabe jugar con las herramientas.

¿Hay otro jugador que tenga potencial que no haya tenido muchos minutos en esta Superliga?

No mucho, se han distribuido bastante los minutos, siempre nos va a quedar alguno que quiera jugar más, es entendible y es parte del desafío que tiene el alto rendimiento.

¿En líneas generales se puede cuantificar todo este avance que han tenido?

Hoy la liga está teniendo esa mezcla, ese espacio entre desarrollo de jugadores y desarrollo de un producto, están de la mano en un año que también es particular. Muchos países de la región están intentando volcar experiencias en sus jugadores, medirlo por resultado es difícil. Se opacan mutuamente. Creo que venimos con las cosas claras y estamos contentos con el desarrollo y resultados. No queremos ni pecar de mediocres ni ser super agrandados, creyendo que conseguimos lo que queríamos. El tiempo es el que dirá si cumplimos o no.

¿Cuánta vida útil se le puede sacar a esta camada de jugadores, teniendo en cuenta que al menos son siete años el vínculo con los inversionistas privados que ingresan a la franquicia?

Y todo depende de que tan profesional seas. Te podría decir que la vida útil de un jugador es algo muy individual, hay intereses personales en su crecimiento de persona que van tomando decisiones. Hoy hay un plantel joven y convencido del camino que ha tomado. Nuestro trabajo es darle herramientas para que inspiren. Si adelantamos estos procesos no podremos identificarlos y traspasarlos de manera correcta. El día de mañana, un chico de veinte años en Chile podría estar disputando una liga de estas o quizás una mayor. Es una vida de trabajo.

¿Urge la materialización de los centros regionales para aumentar el abanico de jugadores?

Son necesarios porque son centros de captación. No solo ayudan a crecer al jugador, crecen los que hace el centro, lo que dará que haya gente más preparada, no sólo jugadores. Entonces es una fuente de trabajo muy importante que se abre para el rugby del país y para la Federación debe significar una responsabilidad muy grande de hacerla de forma correcta, si se quiere cumplir los objetivos planteados y la labor de todos los que hacemos el rugby en Chile.

El rugby argentino pasó de ser espejo a algo imposible. ¿Porque a Selknam le cuesta tanto marcar tries con Jaguares XV y no contra otros equipos?

Son veinte años de diferencias, así como Argentina tiene veinte años de diferencia con Nueva Zelanda o Inglaterra. Es arrancar con los procesos veinte años antes. Yo en 2004 ya estaba becado por la UAR (Unión Argentina de Rugby). Allá en el 2007 arrancaron los centros regionales, ya pasaron trece años. En 2007 sin tener centros regionales, se salió tercero en un Mundial. Compararse con los vecinos de la región está bueno, hay que copiarlos, porque es lo que más cerca tenemos al nivel al cual aspiramos llegar; miramos para el costado y tomamos las cosas buenas hechas por Argentina y Uruguay y por Brasil incluso, que comenzó antes. En poco tiempo ya nos hemos acercado a ese nivel de los brasileños. Me parece que como todo proceso hay que darle tiempo. Hace seis meses nos ilusionamos porque casi le ganamos a Argentina XV. Hubiese sido una utopía, algo muy lindo, pero es algo muy difícil de conseguir, que viene de veinte años antes que nosotros. Tampoco estamos muy lejos, pero si tenemos que saber que hay un camino que cumplir y que es buena materia la que tenemos.

Finalmente, el techo de Chile es Uruguay. Se le ganó a Peñarol y se le sabe ganar. ¿Basta con eso para sacarle la clasificación al Mundial de Francia a los Teros? Ellos tienen jugadores importantes que no son parte de la franquicia.

Uruguay tiene tres procesos mundialistas arriba. ¿Hay chances? Yo creo que sí, porque primero, la Fé es lo último que se pierde. Segundo, porque es el trabajo al que uno le han encomendado. El tema es saber cuándo. Si lo logramos hacer en el corto plazo o si realmente le damos el tiempo para que no sea una sorpresa ganarle a Argentina XV, a Peñarol o al mismo Olimpia Lions, lleno de argentinos. Que no sea algo de una vez y tengamos que estar el día de mañana acordándonos de una sola historia. Tenemos que ser dominantes en la región. Si uno trabaja para dominar en la región es ahí donde se consiguen los jugadores para que la base sea enorme. Esa es la visión…Sí, se puede ganarle a Uruguay y tenemos que trabajar y estar preparados, pero también saber que pasa para cuando uno llega a clasificar y también para cuando no.

Por. El Deportero

Foto: rugbychile.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *