[Opinión] ¡Actitud, muchachos!

Por Bruno Cordero Vera

Colo-Colo jugó Copa Libertadores  y uno creía que, al menos, podría haber clasificado a Copa Sudamericana. El conjunto albo dio lástima. No culpo en ningún momento a Gustavo Quinteros porque heredó problemas de Espina, Salas y Jara, pero al club Colo-Colo y sus jugadores se le tiene que pedir un poco más que buen fútbol, a Colo-Colo se le exige actitud.

A los jugadores de Colo-Colo siempre se les exige un poco más, por eso se dice que “la camiseta pesa” y estos jugadores no pueden correr de lo pesada que les queda la blanca camiseta con el indio en el pecho.

Colo Colo, según historiadores, era el cacique más anciano, pero el más sabio. Junto a Lautaro y Caupolicán, impusieron una feroz resistencia y lucha contra Pedro Valdivia y terminaron por con la victoria en la batalla de Tucapel. El mapuche Colo Colo era un cacique que guió al triunfo de aquella hazaña. Un cacique que a pesar de su avanzada edad y cabello cano, demostró actitud, gallardía y sabiduría para sobrellevar la más dura de las batallas, por lo que llevar a Colo-Colo en el pecho tiene que significar algo.

Puse el ejemplo del mapuche Colo Colo porque creo que a los jugadores del club les falta todo lo que al más longevo cacique le sobraba, menos el cabello blanco -la tintura sobra en el club-. A los jugadores de Colo-Colo les falta sentirse identificados con el mapuche que llevan en el pecho. Y si no fuese así porque el jugador es extranjero o simplemente no es hincha del club, ¡estás cumpliendo tu sueño!

Eres futbolista, estás jugando Copa Libertadores, estás en la pantalla de miles de hinchas que con anhelo esperan que lo hagas de la mejor forma. Hazlo bien, ponle garra, mete gambeta, corre hasta la última, muéstrate como opción a recibir un pase, devuelve una pared decente… trabajaste tanto tiempo, sacrificaste tu adolescencia por cumplir tus metas, por esto me causa extrañeza que un jugador formado en Colo-Colo, como Branco Provoste, no meta hasta la última y se dé vuelta en la última jugada del partido, donde más encima te hacen un gol.

Si bien el “popular” dominó el partido ante un bajísimo Jorge Wilstermann, no logró marcar una diferencia en la ofensiva. No desbordó a sus laterales, no ganó por el centro, no fue tremendamente superior en lo físico y sabiendo que los bolivianos venían con menos de cinco partidos jugados. Colo-Colo tendría que haber arrasado por las bandas, pero ¿quién está por las bandas? Marcos Bolados, Óscar Opazo, Brayan Véjar, Ronald de la Fuente y Gabriel Costa. ¿Supieron ser incisivos ante un deficiente trabajo físico de WIlstermann? No. Bueno, su técnico, Quinteros, se dio cuenta que el físico no le alcanza para disputar ni 60 minutos a alta intensidad.

Es complicada la situación en Colo-Colo, el físico no alcanza, no hay actitud, no hay identificación con el escudo, no hay alegría, no hay proyectos, no hay fútbol.

No es descabellado pensar que el cacique pueda descender, los hinchas saben eso y, por supuesto, se dan cuenta. ¿Cuándo se dan cuenta los jugadores que Colo-Colo está en un momento crítico? Bueno, River Plate tuvo que descender para darse cuenta qué sucedía. ¡Y mira dónde está ahora!.

 Foto: RedGol

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *