Opinión: Ver brillar al amigo desordenado

Mientras uno llegó desde un fracaso copero en Libertadores, el otro ha avanzado paso a paso, pero ambos han tenido un año extraño, existen dos equipos chilenos entre los ocho mejores de Copa Sudamericana.

Por un lado la Universidad Católica, campeón actual y líder del campeonato que se está jugando, es esa compañera que tenía todos los cuadernos ordenados, se sacaba puras buenas notas y en su casa nadie le decía nada, era un ejemplo para toda su familia.

Y por el otro Coquimbo Unido, que es más como la mayoría nos vemos, el compañero desordenado y bueno para la chacota, como será que tienen a Mauricio Pinilla entre sus jugadores, Coquimbo es el compañero que se sienta al final de la sala y le dice chistes a los de adelante para caer en gracia, ha sido mejor compañero tres años seguidos, pero este año es distinto. Coquimbo se metió entre los mejores alumnos y nadie entiende como, ese compañero que pasaba en inspectoría, el que se quedaba en recreo diez minutos más porque la pichanga estaba buena, ese que tiene la hoja de vida llena de anotaciones por desorden hoy está sentado en la mesa de los mejores.

Porque uno se pone feliz de ver a Católica jugar bien y estar en cuartos de final con presencia y ganas de avanzar, pero se pone más feliz de pensar que la hazaña la puede lograr Coquimbo Unido, ese equipo por donde han pasado Pedro “Heidi” González, Leo “batman” Canales, Pablo Lenci, Jorge el “Potro” Cerino, el “kunta” Cabello y como no recordar a Carlos Tejas, tercer arquero en Francia 98 y causante del retiro de Ivo Basay.

Ese Coquimbo hoy está bailando con la linda, con una columna vertebral conformada por su arquero Cano, el central Osorio, Fernando Manríquez en mediocampo, su figura Joe Abrigo y el rayo Rubén Farfán.

Uno quiere que la mejor alumna llegue a la final porque lo merece, pero el romanticismo de ver al compañero que nadie nunca pensó ver ahí como el mejor del continente tiene su morbo.

 

Por Camilo Santana

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *