Su madre no quería que jugara, hoy cumple 80 años y es el más grande de todos: Así inició su camino Péle

El, para muchos, más grande deportista de todos celebra hoy ocho décadas. Esta es la historia de sus primeros pasos en el fútbol:

Es cierto que fue acompañado de una generación brasileña extraordinaria, lujo que no pudo darse Di Stéfano, por ejemplo, pero aún así revísenle el currículum: tres mundiales en su haber.

Edson Arantes do Nascimento, sencillamente conocido como Pelé, nació un día como hoy en Tres Coracoes, Minas Gerais. Dodinho, su padre, había sido futbolista profesional de corto aliento. Tras un corte de ligamentos en un fuerte choque disputando un balón, el papá de Pelé vio frustrada su carrera en el amanecer de la misma. Su familia siempre tuvo apremios económicos, pero “Dico”, como fue conocido Edson cuando pequeño, tuvo que convencer a su madre de que el fútbol era su camino, puesto que ella, María Celeste Arantes, no veía el balompié como una fuente segura de dinero. Llegó al Santos desde su equipo de barrio, momento en que el mundo comenzaría a conocer al tricampeón del orbe. ¡Qué habría sido del fútbol si Edson le hacía caso a su madre!

En sus inicios en el club de sus amores, y pese a grandes actuaciones, le exigieron mejorar su estampa física puesto que era demasiado delgado para las pretensiones del club blanquinegro. De a poco, Edson fue tomando ritmo para debutar con Santos, sin embargo una historia particular pudo sacarlo de la orbita del elenco paulista: Durate un campeonato sub-16, “Dico” erró un penal y decidió irse del club. No obstante, Pelé no pudo dejar botado el buque y terminó debutando ante Corinthians en un amistoso, marcando un gol (tanto que no es considerado en su extraordinario palmarés “pepero”).

Conocido en la farándula balompédica paulista, Pelé salto a la fama en todo Brasil en un torneo organizado en el Estadio Maracaná, contexto en que goleó al Os Belenenses, cuadro portugués que tuvo que aguantar tres anotaciones del que sería el máximo futbolista de todos los tiempos. También le marcó a Dinamo de yugoslavia, Flamengo y Sao Paulo. Tal actuación le valió ser citado a la selección nacional cuando contaba menos de un año como profesional, sencillamente apoteósico.

A solo un año de su clímax, Pelé vivió un terrible momento futbolístico: estuvo presente en la exuberante goleada de Sao Paulo a Santos. Zizinho, estrella del club paulista, en una actuación magistral, elevó a su equipo por sobre los de Pelé con un 6-2 humillante. La joven promesa de Minas Gerais tragó veneno sin saber que el siguiente año la vida y su encomiable esfuerzo y talento le pondrían en las manos la máxima gesta del fútbol mundial: la Copa del Mundo.

Pero el camino al mundial tenía otra piedra en la ruta. Al ser convocado el Joven Arantes en desmedro de Luizinho (estrella de Corinthians), el Timao organizó un partido contra los seleccionados para demostrar que Feola había errado al citar a Edson y no al jugador de “Equipo del pueblo”. En dicho partido lesionaron al futuro mejor futbolista de la historia carioca. Feola, DT de Brasil pensó en no llevarlo, sin embargo los médicos de la selección aplicaron una terapia con toallas hirvientes en la rodilla maltrecha de Pelé y lo subieron al avión.

La historia de ahí en más está narrada. Brasil (y él) campeón en Suecia 1958, Chile 1962, México 1970, bicampeón de Copa Libertadores, dos veces monarca de la Intercontinental, rey en la Recopa Intercontinental, multicampeón Paulista y dueños de decenas de distinciones personales, entre otros.

SENCILLAMENTE EL HOMBRE QUE EMBELLECIÓ Y LE DIO LA CORONA AL DEPORTE: EL REY PELÉ.

 

Por. Hoy Deportes

Foto: Cultura Colectiva News

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *