Un día como hoy: La remontada histórica de Gerrard y Liverpool sobre el AC Milan en Champions

El certamen más importante de clubes del mundo nos obliga a rememorar la superlativa final de 2005. ¿Recuerdas este poema hecho fútbol? Aquí te va:

25 de mayo de 2005: el Liverpool de Steven Gerrard, Xabi Alonso, Milan Baros, Harry Kewell, Djibril Cissé, comandado por Rafael Benítez tuvo hoy su día de gloria. Aunque el “copero” AC Milan traía una mejor plantilla, eso solo quedo en el papel, pura poesía.

Apenas en primero minuto del partido, Paolo Maldini, histórico milanés, abría la cuenta para los italianos y dejaba a todos boquiabiertos en Olímpico Ataturk. Luego, acabando la primera fracción, el segundo “jab” vendría desde Sudamérica: Hernán Crespo decía presente y anotaba en el minuto 39 para el AC Milan. La llave se iba sentenciando tempranamente. No obstante, antes de entrar a los túneles, los “rojinegros” demostrarían la calidad de cada uno de sus elementos, y nuevamente Hernán Crespo, inspirado, pondría el 3×0 en el minuto 44. ¿Se acabó? El fútbol dura 90 minutos, lección que aprenderían pronto los itálicos.

Hasta el día de hoy no sabemos qué tipo de “café” se tomaron los de Liverpool en el entretiempo, pero sí que fue cargadísimo, sin endulzante y que sirvió. Apenas contando 9 minutos de la segunda obra, el eblema del equipo, Gerrard, anotó el descuento que llamaba a acelerar la locomotora roja. Dos minutos más tarde, Šmicer, uno que pocos recordarán, emulaba a Steven y marcaba el segundo descuento. “You Never Walk Alone”. Con un Milan ya golpeado, Xabi Alonso aprovechó los nervios y dio el tercer golpe: 3×3, minuto 60 del global.

En apenas una hora de partido se habían convertido seis goles en tierras turcas. Estaba claro que sería un partido digno de enmarcar, de darle imprenta en los anales del deporte, pero, hasta ese minuto, incierto de quién sería el afortunado que entintaría la pluma para redactar la prosa.

Finalmente, todo se fue a los penales. Desde los 12 pasos, abrió Serginho. No tuvo suerte. Hamann para Liverpool la echó adentro. AC Milan estaba en la lona, desorientado, Liverpool olía sangre y pretendía depredar. Continuó Andrea Prilo, un nombre grande en el fútbol, pero tampoco tuvo suerte. Se comenzaba a borrar el negro de la historia y quedaba un solo tinte: el rojo de The Beatles. En este orden: Cissé apuntó (LIV), Tomasson apuntó (ACM), Riise falló (LIV), Kaká apuntó (ACM), Šmicer apuntó (LIV). Entonces todo quedó en los pies de Andriy Shevchenko. De empujarla adentro, deberían esperar el fallo del rival.

La suerte estaba echada. El ucraniano, con el 7 en el dorsal, pateó sin convicción, demasiado centrado y Dudek olfateó las intenciones de su opositor. El meta de Liverpool, que se aventó a la derecha, dejó caer la mano levemente al centro del pórtico y halló el remate de Andriy. ¡Título para Liverpol!, el quinto en su historia.

 

Por. Claudio Peñaloza Torres

Foto: AS USA

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *